#correquetefilmo en el Annapurna

27 marzo, 2015 Noticias 0 Comments

Aquí estamos de nuevo! Un año más, la “Diosa de la Abundancia” nos ha dejado llenar de iglúes amarillos sus blancas laderas.

Un total de cinco expediciones, diez y ocho sherpas y alrededor de veinte escaladores, nos incluye a nosotros y a nuestra nueva aventura tras las cámaras de #Dokumalia. Alpinismo, fotografía, vídeo y edición que junto con una antena mágica y a una velocidad de 10 kb/s nos permite estar en contacto con todos vosotros.

Dani Annapurna 1998Para mi, esta es la cuarta expedición al #Annapurna! En 1998, junto con Juanjo Garra, Ferrán Latorre y Aitor Bárez pisé por primera vez el Himalaya, perteneciendo además al mítico equipo de “Al filo de lo imposible” (un sueño de adolescencia cumplido). Una expedición al más clásico estilo en la que la tecnología más puntera que llevábamos era un candil de queroseno, un micrófono y una Bollie de super 16mm.

Recuerdo con nostalgia las veladas alrededor de un candil de queroseno mientras leíamos libros de forma compulsiva durante los días de mal tiempo, pero no se si lo cambiaría por el ajetreo mediático que hoy vivimos en esta revolución de la comunicación.

Hace tan sólo 17 años de aquello. ¿Qué es eso en la vida de una montaña? Poco! Pero es mucho para un simple mortal como yo. Por ella apenas ha pasado el tiempo, un poco más de nieve por aquí o por allá, alguna que otra tienda enterrada por el abandono de las expediciones y algún serac de menos, pero sigue igual de bonita.

Dani Annapurna 1998_03 copiaSin embargo, a mi me ha dado tiempo a: Ser granjero, flautista, pianista, hippy y montañero. He podido fanatizar y desfanatizar con la montaña, volverme un friki de la roca y hacerme de nuevo montañero, alpinista y pseudo artista, conocer a las personas que han marcado mi vida, tener amores y desamores, reír mucho y llorar poco, conocer a la mujer de mi vida y tener un retoño que me tiene locamente enamorado.

¡Conclusión! Prefiero ser persona que montaña.

Desde entonces las tecnologías han revolucionando de manera exponencial la comunicación y el día a día de las expediciones y sobre todo la manera en la que se narran las historias de montaña y escalada.

Annapurna_Alta copiaDel mail runner (mensajero nepalí que se desplazaba a todo velocidad para llevar correo postal desde los Campo Base hasta Katmandú) pasamos al teléfono satélite, pero de ahí, a disponer de wifi en tu dispositivo móvil u ordenador ha habido un salto importante.

Otro de los cambios más importantes que he experimentado es el paso del celuloide al formato digital y del almacenamiento en cajas de plástico al de los GB que se acumulan en los discos duros. Hace años el llegar a casa y ver el material filmado o las diapositivas disparadas era una extensión del viaje. Ahora, la inmediatez del material grabado y su rápida difusión hace que vivas muy intensamente cada día en busca de nuevos contenidos para que la manera en como se cuentan hoy las aventuras no resulten tediosas, banales y repetitivas. Sin duda un reto que antes no existía.

Tenemos la capacidad de acercar a todo el que quiera el día a día de una expedición como la nuestra, restándole heroicidad, democratizando la aventura y humanizando a los que como Carlos Soria pueden representar un ejemplo para la sociedad.

Dani Annapurna 1998_04 copiaRealmente me siento afortunado de poder dedicarme a lo que me gusta después de tantos años y, aunque no deja de ser trabajo, me apasiona poder contar desde el otro lado de la cámara historias tan apasionantes como fue la de Juanito Orialzabal en mi segunda expedición al Annapurna o la increíble historia de nuestro incombustible protagonista, Carlos Soria.

Sólo espero sacar tiempo para escribir con más asiduidad y contaros, fuera del circulo que alimentamos de fotos y vídeo, experiencias más personales que llamaremos “Reflexiones de un #correquetefilmo”. Os animo además a que me contéis las vuestras!

Desde dentro de una de esas pequeñas tiendas del Campo Base, un abrazo muy grande para todos los seguidores de Carlos Soria, su ‪#‎RetoBBVA y de #Dokumalia Producciones.

¡¡Besos!!